María Esther Ledesma, la enfermera que murió de Covid 19 diciendo que era persona de riesgo

Mientras que María Esther solicitaba licencias en varias oportunidades por temor al contagio, seguía haciendo su tarea como tantos otros trabajadores de la salud que salvan vidas todos los días y tratan de dar alivio a los afectados. Una vez que se infectó estuvo internada, antes contagió a toda su familia, y luego falleció. Este caso debe ser testigo urgente para que las autoridades revean el tema licencias y generen defensa y cuidado de aquellos que nos salva y cuida al conjunto de la sociedad.


 

Aunque la normativa de salud provincial señala que las personas menores de 60 años aunque sean personas de riesgo deben ir a trabajar -no están exceptuadas- autoridades de hospitales, jefes de servicio o de enfermería pueden ser flexibles con los trabajadores de la salud y decidir otorgar licencias, más con los que corran éste riesgo frente a la pandemia. Sin embargo en el hospital Interzonal Luisa C. de Gandulfo de LDZ, María Esther Ledesma murió sin ser escuchada ya que fue contagiada en el sector pediatría donde desarrollaba su tarea, con Covid 19.

Parece que la lógica en éste caso fue salvar la vida de los contagiados, pero la de los que las salvan dejarlas a su suerte. Y así sucedió en éste caso, ya que María Esther quien había solicitado varias veces licencia laboral por tener problemas de diabetes, obesidad y problemas coronarios murió contagiada. Es decir, primó lo administrativo por sobre la vida.

Y aquí lo peligroso, ya que no hay sentido común de los que dirigen la salud o una directiva de jefatura de Gabinete provincial que de cobertura total a lxs trabajadores de salud que tienen enfermedades de base, cuestión lograda por pedido de los comité de emergencias hace unos días para la embarazadas, quienes quedan exceptuadas de ir a trabajar.

No sólo falleció la enfermera del Gandulfo por la indiferencia del sistema, también se contagiaron su hijo, en tanto que su madre falleció también por el contagio, según data que corroboró el sitio Anred.

Los sindicatos presentes en el hospital, en especial ATE seccional Sur, hicieron diferentes demandas y reclamos por falta de insumos adecuados y la cuestión de las licencias que viene de larga data.

Hoy ésto abarca a innumerables trabajadores del Estado, inclusive los municipales a quienes rigen similares cuestiones administrativas y son obligados a presentar estudios de sus enfermedades en medio de éste sistema sanitario dedicado casi con exclusividad a la pandemia. Y aquí la situación también corre con inestablidad, salvas tu vida o perdés salario. Castigo inexplicable dado el momento extremo que vive el mundo entero. Te obligan a elegir entre tu salud o la comida.

«No se trata ser mayor o menor de 60 para estar exceptuado, sino si existe enfermedad de base que son riesgozas» señaló Norberto Señor, secretario Gremial de Ate Sur. Por éso el lunes 8 realizarán una jornada de duelo en la puerta del hospital.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros